martes, 29 de enero de 2013

CINTAS CON ESPINACAS, LANGOSTINOS Y CHAMPIS

   Casi que en el título de esta receta les doy la lista de ingredientes para realizarla, osea que no tiene gran misterio. Sin embargo, está riquísima y se prepara en un momentito.
   Hay que ver, con lo salsera que soy y, cuando se trata de pasta, la prefiero así, con verduritas, sin salsas ni natas.
   En este caso, la idea surgió de unos manojitos de espinacas que me había dado mi mami y, aunque en principio pensaba prepararme una tortilla con ellas, que me encanta, finalmente me decidí a preparar pasta.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • Nidos de pasta (3 nidos por persona).
  • 5 ó 6 manojitos de espinacas.
  • 3  dientes de ajo.
  • Unos 15 langostinos pelados.
  • Una lata de champiñones pequeña.
  • Sal.
  • Pimienta.
  • Una pastilla de Avecrem (opcional).
  • Aceite de oliva.
   Empezamos poniendo a hervir en un caldero agua con sal o con una pastilla de avecrem.
   Pelamos y cortamos los ajos en rodajitas.
   Lavamos bien las espinacas y las picamos.
   Ponemos un poco de aceite en la sartén y doramos los ajos.
   Cuando el agua esté hirviendo, echamos la pasta en el caldero y removemos. Cuando vuelva a hervir nuevamente, bajamos a fuego medio y dejamos cocianar el tiempo que indique el fabricante. (Yo siempre le doy dos minutos más porque no me gusta que quede al dente).
   Añadimos las espinacas a la sartén y dejamos que se vayan haciendo.
   Cuando las espinacas se rindan, añadimos los langostinos, los champiñones, sal y pimienta y dejamos al fuego hasta que los langostinos estén cocidos, removiendo de vez en cuando.
   Escurrimos la pasta y la volvemos a colocar en el caldero.
   Incorporamos el contenido de la sartén y mezclamos bien.
   Pues ya tenemos preparado nuestro platito de pasta, bien sana y bien rica.
   Este rico plato y una frutita y tenemos solucionado un almuerzo.
   ¿Si gustan?

sábado, 26 de enero de 2013

TARTA CON CREMA DE CHOCOLATE A LA NARANJA

   Ya les enseñé el plato salado que llevé al picnic bloguero, así que hoy toca presentarles el plato dulce.
   Siempre he dicho que la combinación naranja-chocolate es espectacular lo rica que queda, así que, aprovechando que estamos en temporada y que tengo el privilegio de poder disfrutar de las que tiene mi padre en sus naranjeros, me decidí por esta mezcla de sabores para esta tarta.
   La receta la he sacado de una de las miles de revistas que tengo, aunque yo la he modificado.
   El resultado de la tarta es increíble, está realmente espectacular. Les aseguro que las fotos no le hacen justicia a lo riquísima que está.
   Los ingredientes que usé fueron:
Para el bizcocho:

  • 3 huevos L.
  • 60 gr. de harina de repostería.
  • 45 gr. de azúcar.
  • Una cucharada y media, colmada, de cacao en polvo Valor.
  • 60 gr. de mantequilla.
  • La ralladura de 1/2 naranja.
Para la crema de chocolate a la naranja:

  • 350 gr. de chocolate Nestlé postres.
  • 330 ml. de nata para montar.
  • 4 yemas de huevo (de huevos L).
  • Una cucharada y media de azúcar (de las de sopa).
  • 75 gr. de naranja confitada (Para ver cómo se hace Pincha aquí).
Para la decoración:

   Empezaremos preparando el bizcocho.
   Ponemos el horno a precalentar a 170-180ºC.
   En un bol ponemos los huevos con el azúcar y la ralladura de naranja y los batimos con varillas eléctricas hasta que estén blanquecinos y espumosos.
   Echamos en el bol el cacao y el harina, tamizándolos por un colador. Los integramos suavemente con varillas manuales, removiendo con movimientos envolventes.
   Ponemos la mantequilla en un bol y la fundimos en el microondas. Yo lo hago en la función descongelar, poco a poco.
   La añadimos al bol y mezclamos bien.
   Ponemos en el fondo de un molde de base desmontable un papel de horno y vertemos la mezcla. (Usé un molde de 26 cm).
   Horneamos durante 20 minutos, que al pincharlo con una brocheta salga limpio. Sacamos del horno y dejamos enfriar.
   Mientras se va enfriando el bizcocho, prepararemos la crema.
   Ponemos la nata en un calentador y la llevamos al fuego suave.
   En otro recipiente ponemos el chocolate troceado.
   Cuando la nata rompa el hervor, la vertemos sobre el chocolate y dejamos que repose un par de minutos.
   Removemos con las varillas hasta que esté completamente disuelto. Reservamos.
   Ponemos las yemas y el azúcar en otro caldero y las batimos para que se mezcle bien.
   Ponemos un caldero más grande al fuego con agua y, cuando ya esté caliente, ponemos el caldero de las yemas y el azúcar.
   Cocemos al baño maría durante cinco minutos, con el fuego bajito, durante unos cinco minutos, sin dejar de remover. Tenemos que lograr que la mezcla espese y que al pasar las varillas veamos el fondo del caldero. Retiramos del fuego y reservamos.
   Picamos muy pequeñita la naranja confitada.
   En el caldero de las yemas, añadimos la mezcla de chocolate y nata y la naranja picada. Mezclamos hasta que tengamos todo uniforme.
   Ahora vamos ya con el montaje de la tarta.
   Desmoldamos el bizcocho.
   Utilizando el mismo aro, pero sin base, que usamos para hornear el bizcocho. Lo untamos de mantequilla, lo forramos con papel de horno y lo colocamos sobre el plato en el que vamos a presentar la tarta.
   Encajamos el bizcocho en el aro.
   Vertemos la crema de chocolate a la naranja y la alisamos con una espátula.
   La metemos en la nevera durante al menos 3 horas, aunque yo prefiero siempre dejarla de un día para otro.
   En el momento de servir la tarta, retiramos el aro y el papel con cuidado y le ponemos unas rodajitas de naranja confitada en el centro para decorarla.

   Miren en esta foto cerquita como se aprecia la textura de la crema.
   Y esta es la foto del corte, no me digan que no dan ganas de hincarle el diente.
   Impresionante el sabor que tiene

viernes, 25 de enero de 2013

NARANJAS CONFITADAS

   Aprovechando las naranjitas tan buenas que me está trayendo mi padre de sus naranjeros, he querido preparar algunos postres con ellas.
   Uno de ellos es la Tarta de crema de chocolate a la naranja que preparé para el Picnic Bloguero, pero uno de los pasos previos era confitar la naranja.
   Como nos servirá para utilizar en distintos postres he decidido preparar una entrada sólo con su preparación.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • Una naranja (La mía era bien hermosa, 350 gr. que pesaba la muchacha).
  • 150 gr. de azúcar.
  • 100 ml. de agua.

   Empezamos lavando muy bien la naranja. La cortamos en rodajas más bien finitas, desechando las puntas.   
   Ponemos en un caldero las naranjas con el resto de ingredientes.
    Dejamos a fuego bajo (yo al 2 de 9) durante una hora y media - dos horas, hasta que veamos que la piel de la naranja se queda blandita. Si nos parece, a medio tiempo, les podemos dar la vuelta a las naranjas.
   De vez en cuando meneamos el caldero para que no se queden pegadas.
    Cuando estén listas, las sacamos del almíbar y las dejamos enfriar separadas sobre papel de horno.
   Ya las tenemos listas para utilizar. Las podemos conservar en la nevera hasta que vayamos a utilizarlas, metidas en un recipiente tapado.
Fuente: Mis recetas dulces y saladas

miércoles, 23 de enero de 2013

MASA PARA EMPANADAS Y PIZZAS Y PICNIC BLOGUERO

   Ya les había contado que el sábado 19 nos íbamos de Pic-nic, de pic-nic bloguero más concretamente.
   Pues bien, contarles que fue una estupenda experiencia. Me encontré con gente maravillosa, muy cercana y muy agradable, de hecho parecía que nos conocíamos de antes.
   A pesar de que no nos acompaño el tiempo todo lo que nos hubiera gustado (que sí, que estamos en Canarias, pero por aquí también hace frío, sobre todo si te vas al norte o centro de la isla) eso no supuso que no disfrutáramos del día y de que pudiéramos compartir las cosas tan ricas que preparamos todos los que asistimos.
   Yo elegí como plato salado una empanada que en mi familia suele gustar mucho. Lo que en esta ocasión, en lugar de usar la masa de hojaldre me he animado a hacer la Masa Tito´s que ya le tenía yo muchas ganas. Desde luego que no me decepcionó y la verdad es que a los que la probaron tampoco.
   Les explico cómo se hace, que además es muy sencilla y al final del post les muestro las fotos del encuentro, para que vean qué cosas más ricas pudimos compartir.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • Un kilo de harina de trigo.
  • Un vaso de leche (de los de agua)(Yo  la puse desnatada que es la que tengo en casa).
  • Un vaso de vino blanco.
  • Un vaso de aceite de girasol.
  • Una pizca de sal, como media cucharilla de café.
  • Un huevo L.
  • Un huevo para pintar la masa.
   En un bol amplio, echamos la harina (yo la tamicé) y hacemos un hueco en el centro.
    Ponemos el resto de ingredientes en el hueco que hemos hecho. 
   Empezamos a amasar, primero con una cuchara de palo y luego con las manos hasta obtener una masa limpia y que no se pegue a las manos. (Yo lo hice con la amasadora).
    Formamos una bola con la masa. 
    Dividimos la bola en dos, cortándo con un cuchillo afilado y, a su vez, cada bola en dos otra vez. 
   Para la empanada del tamaño de la bandeja del horno nos dará con dos bolas. Las otra dos las podemos congelar metidas en bolsas de plástico para hacer pizzas. Sólo hay que dejarla descongelar a temperatura ambiente un par de horitas.
    Volvemos a formar una bola con uno de los trozos de masa y estiramos bien finita, de manera rectangular, ayudados del rodillo. (Es una masa genial, no se pega a las manos ni la encimera, sin necesidad de añadir más harina).
    La colocamos en la bandeja del horno, forrada con papel para hornear, y cortamos los bordes con el cortapizzas para que quede regular.
    En lo que la vamos rellenando ponemos el horno a calentar a 190º.
   Rellenamos la empanada como queramos, dejando los bordes libres. En este caso puse el relleno de tomate frito, cebollas, sardinillas y pimientos picantes que tanto le gusta a mi "muchacho".
   Estiramos la otra porción de masa de manera rectangular y bien finita también.
    La colocamos sobre el relleno.
    Cerramos los bordes, formando un cordón alrededor. Yo lo hago levantando la masa con el pulgar y presionándola.
    Como era para el pic-nic, me pareció buena idea hacer unas letras con los restos de masa para "vestirla para la ocasión".
    La pintamos con un huevo batido ayudados de una brocha de silicona.
    Horneamos unos 20-25 minutos, hasta que le veamos un bonito color dorado y ya la tenemos lista para llevarla de fiesta.
   Como fiesta fue el encuentro bloguero que disfrutamos. No me canso de decir que me encantó conocer a tod@s l@s que asistieron y que ya estoy deseando que se organice otra que no me la pienso perder.
   Les pongo las fotos que hizo Laura con las aportaciones de tod@s y con las fotos del grupo.
   En esta l@s que asistimos al pic-nic. ( Falta mi hija que estaba demasiado ocupada pasándoselo bien como para venir a hacerse la foto, jeje).

   

    Aquí parte de los platos salados que degustamos.
   Aquí tenemos una mezcla de platos salados y dulces.
    Y aquí más dulces. Increíblemente rico todo.
   Y por último, otras fotos del grupo.
 ¡Chic@s esto hay que repetirlo prontito!