martes, 27 de noviembre de 2012

POLLO CON FRUTOS SECOS AL RAS EL-HANOUT

   Mira que le tenía ganitas yo a esta mezcla de especias.
   He visto muchos platos hechos con ellas y me llamaban especialmente la atención.
   A pesar de que muchos dicen que se suelen conseguir en grandes superficies, yo aún no las había encontrado.
   Pero, hace un par de semanas, cual no fue mi sorpresa cuando la madre de una de mis alumnas, que tiene una tienda marroquí, me envió un regalito que consistía en un bote de pimienta negra y el gran preciado bote de especias Ras EL-Hanout.
   Así, que después de consultar unas cuantas recetas, me he atrevido a hacer este platito que ha resultado ser una maravilla.
   Además, con él, voy a participar en el Concurso de recetas que han convocado mis amigas de La cocina de Camilni, en colaboración con la marca de productos Pyrex.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • Dos pechugas de pollo.
  • 200 gr. de frutos secos mezclados (Usé almendras, pasas, nueces y ciruelas pasas)
  • Una cebolla.
  • Dos dientes de ajo.
  • Dos zanahorias.
  • 1/2 pimiento rojo.
  • Dos cucharaditas de especias Ras El-Hanout.(de las de café)
  • Un vaso de vino blanco.(de los de agua)
  • Aceite de oliva.
  • Sal.
   Antes de empezar con la receta les dejo una foto del bote de especias para que la vean.
   Empezaremos pelando los ajos y la cebolla. Raspamos la zanahoria y quitamos las nervaduras y semillas del pimiento. Picamos todas las verduras bien pequeñas.
   Cortamos las pechugas de pollo en dados y las salamos.
   Ponemos un poco de aceite en la olla y doramos el pollo.
   Incorporamos todas las verduras a la olla.
   Añadimos también la mezcla de frutos secos.
   Echamos el Ras El-Hanout y regamos con el vino blanco.
   Mezclamos bien todo removiendo con una cuchara de palo.
   Cerramos la olla y ponemos el fuego al máximo. Cuando suba la válvula bajamos el fuego (yo al 4 de nueve) y dejamos que se haga durante 8 minutos.
   Dejamos despresurizar la olla y la abrimos.
   Sólo nos queda servirlo con la guarnición elegida, en este caso, arroz basmati, y a disfrutar.
   Un plato riquísimo y una salsa para chuparse los dedos.

viernes, 23 de noviembre de 2012

TARTA PEZ (DE TRUFA)

   Esta tarta la hice para el cumpleaños del hijo pequeño de mi sobrina.
   Quería hacer una tarta que resultara llamativa pero que no me diese demasiado trabajo, porque no disponía de demasiado tiempo así que esta era la apropiada.
   Además, tenía que ser de chocolate y, una vez catada, puedo decir que para los amantes del chocolate es "altamente recomendable".
   La receta la tomé prestada de los blogs de mis amigas y compis de desafío La cocina de Camilni y Trasteando en mi cocina.
   Eso sí, para no variar, yo modifiqué la cantidad de ingredientes porque el molde que usé era de 26 cm, además de que era para mucha gente.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • 9 huevos.
  • 150 gr. de azúcar moreno.
  • 600 gr. de chocolate Nestlé postres.
  • 400 ml. de nata para montar muy fría.
  • 120 ml. de zumo de naranja.
  • 300 gr. de Lacasitos.
  • 2 ó 3 cucharadas de Nutella.
   Ponemos el horno a precalentar a 200º.
   Forramos el molde con papel de horno. En este caso, como usé uno desmontable, primero puse doble papel en la base, sujetándolo con el aro. Luego engrasé los laterales y lo forré de papel.
   Ponemos el chocolate partido en trozos en un bol.
   Lo derretimos al baño maría.
   Cuando lo tengamos derretido, lo dejamos templar.
   Mientras, en un bol amplio cascamos los huevos y ponemos el azúcar. 
   Los batimos con varillas eléctricas hasta que los veamos blanquecinos y espumosos.
   Añadimos poco a poco el chocolate al tiempo que seguimos batiendo.
  Ahora añadimos el zumo de naranja y seguimos batiendo. 
   En otro bol montamos la nata, que tiene que estar bien fría.
   La volcamos sobre la mezcla de chocolate.
   Mezclamos suavemente hasta que esté completamente integrada.
   Vertemos la mezcla sobre el molde preparado.
   Horneamos al baño María, bajando la temperatura del horno a 180º, durante unos 50 minutos, hasta que al pincharlo en el centro, salga limpio.
   Lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar. 
   Al sacarla, la tarta tiembla como un flan, pero es normal.
   Cuando esté completamente fría, la guardamos en la nevera, sin desmoldar,  hasta el día siguiente, de esta forma nos será más fácil manipularla a la hora de montarla.
   Sacamos la tarta de la nevera, la desmoldamos con cuidado y la volcamos para que nos quede la parte de la base hacia arriba.
   Cortamos una porción de la tarta, para simular la boca del pez y utilizarla luego como cola.
   La colocamos sobre la bandeja de presentación, con la boca hacia delante y la cola hacia atrás.
   Echamos la Nutella en un bol y la calentamos unos segundos en el microondas para que nos sea más fácil extenderla.
   Pintamos toda la parte de arriba de la tarta con Nutella. Esto nos hará de "pegamento".
   Vamos dibujando líneas con los lacasitos, cada una de un color diferente.
   En la zona del ojo, le puse una "rodaja" de nube y un lacasito azul encima.
   Queda preciosa, con un colorido estupendo.
   Y más precioso es el corte, húmedo y todo chocolate.
   Los chocolateros de la familia, que no son pocos, quedaron encantados. Y el cumpleañeros también quedó muy contento.

martes, 20 de noviembre de 2012

RISSOTO DE VERDURAS CON LANGOSTINOS AL MOJO VERDE(7º DESAFÍO EN LA COCINA-ESPECIAL ITALIA)

   Este 7º Desafío en la cocina es un tanto especial. Lo hemos dedicado a Italia y hemos tenido que elaborar una de las tres propuestas.
   Hemos propuesto tres recetas distintas, todas ellas típicas de la cocina italiana, pero claro, había que asignarlas de manera equitativa.
   Las tres propuestas eran:

  • Piadinas.
  • Pasta al pesto.
  • Rissotto.
   Faltaba decidir qué receta tendríamos que cocinar cada un@ de l@s componentes del grupo.
   Para ello teníamos que elegir un número, a los que ya se les había asignado las recetas, y luego se nos desvelaría el "gran secreto".
   Yo lo confieso, había una de las recetas a la que le tenía pánico. Nunca me había atrevido a hacerlo, porque pensaba que tenía que ser dificilísimo encontrarle el punto.
   Pues bien, como les dije a mis compañer@s, al final me tocó "La Chochona"; justo me tocó la receta a la que más miedo tenía, "El Rissotto".
   Después de hacerme un máster teórico sobre su elaboración, me puse manos a la obra para hacer mi propia versión y... ¡LO CONSEGUÍ!. Me salió a la primera, sin ningún tipo de complicación.
¡RISSOTTOS A MÍ!, ¡JA!
   Los ingredientes que usé fueron:

  • 250 gr. de arroz arborio.
  • Una cebolla pequeña.
  • Un diente de ajo.
  • 1/2 pimiento verde.
  • 1/2 pimiento rojo.
  • Una zanahoria.
  • Un manojo de espárragos frescos.
  • Un vasito de vino blanco (de los de café).
  • Un litro de caldo de verduras.
  • Unos 15 gr. de mantequilla.
  • 2 cucharadas de queso rallado.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.
  • Langostinos.
  • Mojo verde (ver receta aquí)
   Antes de empezar con la receta, les pongo el arroz que usé y con el que conseguí que me saliera a la primera.
   Empezamos pelando y picando bien pequeños la cebolla y el ajo.

   Raspamos la zanahoria y le quitamos las puntas. Quitamos las nervaduras y pepitas a los pimientos y partimos la parte más leñosa de los espárragos. Picamos todas las verduras pequeñitas.
   Ponemos un poco de aceite en una sartén y pochamos la cebolla.
   Añadimos el ajo y rehogamos.
   Ahora incorporamos las verduras, salamos y dejamos hacer hasta que estén casi listas.
   Ponemos el caldo en un caldero y lo ponemos a calentar. Es importante que lo mantengamos caliente durante todo el proceso.
   Echamos el arroz en la sartén de las verduras y rehogamos durante unos minutos, hasta que veamos que se queda transparente.
   Vertemos el vino blanco y dejamos que se evapore, removiendo mientras tanto.
   Ahora iremos añadiendo cucharones del caldo caliente, siempre removiendo. No incorporaremos un cucharón más de caldo hasta el arroz haya absorbido el anterior.
   Aunque la receta dice que no podemos dejar de remover, yo dejé el arroz solito alguna vez para preparar los langostinos.
   Los lavé, los sequé, los puse en un plato y los regué generosamente con mojo verde.
   Los hice a la plancha, con el fuego fuerte, hasta que cambiaron de color.
   Cuando veamos que el arroz está casi cocinado (unos 20 minutos después de haber echado el primer cucharón de caldo), añadimos la mantequilla y el queso rallado.
   Mezclamos rápidamente hasta que se integren bien. Se nos debe quedar una textura bien cremosita.
   Ahora sólo nos queda servirlo acompañado de los langostinos y... a disfrutar.
   Aquí una fotito más de cerca para que puedan apreciar la textura tan cremosita que tiene.
   Me ha encantado prepararlo porque, además de superar uno de mis miedos culinarios, se queda un plato exquisito.
   Ahora les invito a que pasen por nuestro blog Desafío en la cocina y vean las distintas propuestas que nos traen tod@s l@s miembros del grupo y, no sólo de rissottos, sino también de piadinas y de pasta al pesto. Verán cuanta creatividad junta.
   Además, les recuerdo que el próximo desafío será dulce y que en esa ocasión seré "YO" la desafiadora. ¿Quieren saber lo que les tengo preparado? Pues no se lo pierdan el próximo 20 de diciembre.