viernes, 31 de agosto de 2012

MOUSSE DE LIMÓN

   Vamos a empezar el fin de semana con un postrecito bien fácil y que para mí es ideal cuando no tienes demasiado tiempo para trastear en la cocina. Se hace en un momento y está riquísimo, con un sabor a limón estupendo. Además solo necesitamos tres ingredientes para hacerlo.
   Eso sí, hay que tener en cuenta poner los ingredientes 24 horas antes en la nevera para que en el momento de prepararlo estén bien fríos.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • Una lata de leche evaporada.
  • Una lata de leche condensada (de las pequeñas).
  • Cuatro limones.
  • Fideos de colores para decorar (opcional).
   Lo primero que haremos será exprimir los limones y colar el zumo.
   Vaciamos la lata de leche evaporada en un bol amplio.
   Lo batimos con las varillas eléctricas y cuando esté casi montada vamos añadiendo la leche condensada sin dejar de batir.
   También sin dejar de batir, vamos añadiendo el zumo de limón.
   Este es el aspecto final con que queda la mousse.
   Sólo nos queda colocarlos en los cacharritos que hayamos elegido, en este caso unos de plástico que eran para transportar, y meter en la nevera, mejor de un día para otro.
   En el momento de servir le podemos poner unos poquitos fideos de colores y una rodaja de limón en el borde.
   Miren qué rico que queda, con esas burbujitas.
   No lo duden y metan la cuchara.

lunes, 27 de agosto de 2012

BROCHETAS DE POLLO Y PIÑA CON ARROZ Y VERDURAS

   ¿Qué les parece si después de tanto dulce nos preparamos un platito completo, que nos solucione un almuerzo y que no resulte muy pesado?.
   Pues bien, les recomiendo especialmente éste porque el arroz con las verduras queda absolutamente riquísimo y la combinación del pollo con la piña es una mezcla genial.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • Dos pechugas de pollo.
  • Unos 200 gr. de arroz basmati.
  • El doble y la mitad de la capacidad del arroz de agua (Es decir, si el arroz ocupa una taza, necesitaremos dos tazas y media de agua).
  • Medio pimiento rojo.
  • Medio pimiento verde.
  • Una zanahoria.
  • Una lata de piña natural en su jugo.
  • Un diente de ajo.
  • Ajo en polvo.
  • Perejil.
  • Sal.
  • Pimienta.
  • Aceite de oliva.

   Empezamos por cortar el pollo en trozos regulares.
   Añadimos al pollo ajo en polvo, perejil picado y un chorro de aceite de oliva.
   Lo mezclamos todo bien, lo tapamos con papel film y lo dejamos en la nevera al menos media horita (yo suelo dejarlo toda la mañana).
   Ahora vamos a preparar el arroz. Pelamos y picamos muy pequeñito el ajo.
   En un caldero ponemos un poquito de aceite y ponemos los ajos. Les damos unas vueltas hasta que empiezan a desprender su olor, sin que lleguen a dorarse.
   Echamos el arroz y rehogamos durante un par de minutos.
   Vertemos el agua, que habremos calentado en el microondas, añadimos sal, removemos y dejamos que se cueza a fuego medio, hasta que se consuma toda el agua.
   Mientras dejamos que se haga el arroz, preparamos las verduras. Pelamos la zanahoria y la picamos pequeñita. Hacemos lo mismo con los pimientos.
   Ponemos en una sartén un poco de aceite, no demasiada.
   Incorporamos las verduras y dejamos que se vayan haciendo a fuego medio, removiendo de vez en cuando.
   Cuando veamos que las verduras están a nuestro gusto, añadimos sal y perejil picado. Mezclamos.
   Ahora incorporamos a la sartén el arroz y vamos mezclando bien. Una vez que se mezcle todo, apagamos el fuego y reservamos mientras preparamos las brochetas.
   Montamos las brochetas alternando trozos de pechuga y de piña. Las espolvoreamos con sal y pimienta.
   Las hacemos en la sartén, sin añadir nada de aceite y las dejamos, dándoles la vuelta para que se hagan por todos los lados.
   Ya no nos queda más que servir y disfrutar del plato. En este caso, serví el arroz en unos cuenquitos y puse en cada uno dos brochetitas.
   No sabría decirles qué está más bueno, si las brochetas o el arroz con verduras.
   ¡Qué les aproveche!

lunes, 20 de agosto de 2012

BOMBA HELADA DE HIGOS Y CHOCOLATE (4º DESAFÍO EN LA COCINA)

   La propuesta que nos ha hecho Rocío en este 4º Desafío en la cocina ha sido una Bomba helada.
   La verdad es que, teniendo en cuenta los calores que estamos sufriendo, es lo que se dice el postre ideal para atajar el calor y refrescarse.
   En mi caso, que andaba yo empeñada en hacer algo con higos, aprovechando que me regalaron una bandeja bien generosa, pues me he decidido a hacer el helado con ellos.
   No les voy a engañar, es un postre un poco trabajoso de hacer, más que nada porque se hace en distintas fases. Sin embargo, los pasos son bastante sencillitos y el resultado, además de quedar riquísimo queda muy vistoso, ¿no les parece?
   Los ingredientes que usé fueron:
Para el helado de higos:

  • Un kilo de higos frescos.
  • 500 ml. de nata para montar.
  • 400 ml. de leche.
  • 8 cucharadas soperas de azúcar.
  • 4 yemas de huevo.
  • 1 cucharada de vainilla líquida.
  • 3 cucharadas de azúcar invertido.
Para el bizcocho:

  • 2 huevos.
  • 50 gr. de azúcar.
  • 50 gr. de harina de repostería.
Para la cobertura:

  • 100 ml. de nata.
  • 100 gr. de chocolate de cobertura.
  • Un poco de mantequilla.
Para la decoración: (Opcional)

  • Nata, azúcar, cacao en polvo y perlitas de azúcar.

   Empezaremos preparando el helado. 
   Ponemos en un bol las yemas con cuatro cucharadas de azúcar y las batimos hasta que queden blanquecinas y espumosas.
   En un calentador ponemos la leche, cuatro cucharadas de azúcar y la vainilla. Removemos y calentamos sin que llegue a hervir.
   Ponemos un caldero al baño maría y colamos la leche en él. Añadimos las yemas en hilillo si dejar de remover.
   Seguimos removiendo todo el rato hasta conseguir una crema espesita y lisa. (Si por alguna casualidad se nos cortara, le pasamos la batidora). Dejamos enfriar esta crema.
   Ahora vamos a la parte que confieso que a mí menos me gusta. Retiramos el tallo a los higos, los pelamos y los revisamos bien. Los ponemos en un bol y los trituramos con la batidora.
   Añadimos la crema y seguimos batiendo. Echamos también el azúcar invertido y batimos.
   Montamos la nata bien fría y la volcamos sobre la mezcla. Mezclamos con movimientos envolventes hasta que tengamos una mezcla homogénea.
   Llegados a este punto, si tenemos heladera, enfriamos la mezcla y la mantecamos  siguiendo las indicaciones del fabricante.
   Si no tenemos heladera, la metemos en el congelador y la batimos cada 45-50 minutos para romper los cristales, al menos durante 5 veces.
   Ahora vamos a preparar el bizcocho. 
   Ponemos en un bol los huevos y el azúcar.
   Los batimos con varillas eléctricas hasta que tripliquen su volumen. Echamos el harina tamizándola con un colador y la mezclamos suavemente.
   Lo ponemos en un molde de silicona y lo metemos en el microondas durante dos minutos y medio.
   Dejamos enfriar, desmoldamos y cortamos círculos tomando como medida la abertura de los moldes que vayamos a utilizar.
   Forramos los moldes con papel film.
   Los rellenamos con el helado de higos y le colocamos una tapa de bizcocho.
   Cubrimos con el sobrante de papel y, si los moldes tienen tapa, los tapamos. Los llevamos al congelador para que queden bien duros.
   El siguiente paso es la cobertura. Para eso ponemos en una jarrita que pueda ir al microondas el chocolate, la nata y un poco de mantequilla (una lasquita). Lo derretimos en intervalos de 15 en 15 segundos y vamos removiendo.
   Una vez que esté derretido, debemos dejar que se enfríe completamente.
   Sacamos los moldes del congelador, retiramos el helado y lo ponemos encima de una rejilla.
   Cubrimos el helado con la salsa de chocolate.
   Hay dos cosas muy importantes a la hora de cubrir el helado.
   Primero, la salsa tiene que estar bien fría. Si le queda algo de calor, arrastrará la capa externa del helado y quedará como en la foto.
   Otra cosa importante es que la salsa no la podemos tocar. Debemos dejarla caer sobre el helado y que vaya poco a poco resbalando hasta cubrirlo, si no, no nos quedará liso.
   Llevamos nuevamente al congelador para que se endurezca el chocolate.
   Una vez que se endurezca, sólo nos queda decorar la bomba a nuestro gusto.
   En este caso, monté nata con azúcar y cacao y lo puse alrededor ayudada de una manga con boquilla y le puse unas perlitas. Además, con chocolate derretido, decoré todo el borde del plato.
   Cuando vayamos a consumir la bomba, les recomiendo que la saquen al menos media hora antes del congelador y la pongan a temperatura ambiente para que se atempere.
   Aquí la bomba partida, porque a pesar de ser pequeña creo que es un postre para compartir.
   El helado de higos está riquísimo sólo, pero con el baño de chocolate queda espectacular.
   Ahora les invito a que pasen por nuestro blog Desafío en la cocina para que vean las distintas propuestas que nos hacen el resto de cocineras. Pinchen aquí para que no se las pierdan.
   También estén atent@s que el próximo mes tenemos Desafío salado y, en este caso, serán las chicas de La cocina de Camilni las que nos "lancen el guante".