martes, 31 de julio de 2012

GARBANZOS EN VINAGRETA

   ¿Qué les parece si hoy vamos con un platito de esos que se pueden dejar preparados en la nevera para comer bien fresquito a la vuelta de la playa o, incluso, para meter dentro de un tupper y comer debajo de la sombrilla? ¿A que apetece, verdad?
   Pues bien, vamos a ella que es bien facilita y bien resultona.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • 2 huevos.
  • Un tarro de garbanzos cocidos (de unos 200 gr.)
  • 8 palitos de cangrejo.
  • 1/2 pimiento rojo.
  • 1/2 pimiento verde.
  • 2 tomates.
  • Una cebolla pequeña.
  • Una lata de millo de tamaño individual (maíz dulce).
  • Aceite de oliva.
  • Vinagre.
  • Sal.
  • Pimienta.
   Empezamos por sancochar los huevos, en agua hirviendo con un chorrito de vinagre. En unos trece minutos, desde que empieza a hervir están listos. 
   Mientras retiramos las nervaduras y las pepitas de los pimientos y los picamos bien pequeños.
   Lavamos y troceamos también los tomates.
   Pelamos y picamos también bien menuda la cebolla.
   Lo ponemos todo en un bol.
   Picamos los palitos de cangrejo.
   Los añadimos al bol junto con el millo, lavado y escurrido.
   Vaciamos los garbanzos en un colador y los lavamos bajo el grifo hasta que el agua salga bien limpia.
  Los vertemos en el bol.
   Pelamos y picamos los huevos y los incorporamos a la preparación.
   Ahora preparamos la vinagreta. Yo la hago en un cacharrito que me es más fácil emulsionarla. Ponemos tres cucharadas soperas de aceite de oliva, una cucharada y media de vinagre de vino blanco, sal y pimienta negra. Tapamos el cacharrito y agitamos bien hasta que se emulsione.
   Vertemos sobre los ingredientes y removemos cuidadosamente para que se mezclen bien. Cubrimos con film y guardamos en la nevera hasta el momento de comer.
   En el momento de comer, servimos y disfrutamos.
   Se los pongo más cerquita por si quieren meter el tenedor.
   Un plato muy completo que podemos comer fresquito.

viernes, 27 de julio de 2012

TARTA MOUSSE DE FRUTOS ROJOS

   El año pasado hice una Tarta de tres frutos rojos, que además de quedar muy llamativa con sus tres capas diferenciadas estaba riquísima.
   Este año, utilizando también los frutos rojos, he querido volver a hacer una tarta, esta vez, formada por una mousse y una cobertura hecha con la propia fruta.
   El resultado ha sido una tarta exquisita, en la que la acidez de la cobertura contrasta a la perfección con el dulzor de la mousse.
   Los ingredientes que usé fueron:
Para la base de galletas:
  • 200 gr. de galletas tipo digestive.
  • 100 gr. de mantequilla.
Para la mousse:
  • 500 gr. de queso fresco batido 0%.
  • 500 ml. de nata para montar muy fría.
  • 450 gr. de mezcla de frutos rojos congelados (yo los conseguí en Carrefour).
  • 200 gr. de azúcar.
  • 12 hojas de gelatina (20 gr.).
  • Una vaso de leche.
Para la cobertura:
  • 450 gr. de mezcla de frutos rojos congelados.
  • 1/2 vaso de agua.
  • 5 hojas de gelatina.
  • 2 cucharadas soperas de azúcar.
   Lo primero que haremos será preparar la base de galletas. Empezamos poniendo la mantequilla a derretir en un calentador a fuego bajo.
   Ponemos las galletas en la picadora y las reducimos a polvo.
   Preparamos el aro de la tarta, sobre el plato de servir, untándolo con mantequilla y forrándolo con papel de horno.
   Mezclamos las galletas y la mantequilla hasta que tengamos una pasta.
   Echamos la mezcla sobre el plato y presionamos con las manos para repartirla bien por la base. La reservamos en la nevera.
   Ahora preparamos la mousse. Recomiendo que los frutos rojos se descongelen para que resulte más fácil triturarlos.
   En un plato con agua fría ponemos a hidratar las hojas de gelatina unos 5 minutos.
   Calentamos la leche sin que llegue a hervir.
   Echamos las hojas de gelatina escurridas y removemos enérgicamente para que se disuelvan. Dejamos enfriar esta mezcla.
   Ponemos los frutos rojos en el vaso de la batidora y los trituramos bien.
   En un bol amplio, ponemos el queso, el azúcar y los frutos molidos, pasándolos previamente por un colador para eliminar las pepitas.
   Añadimos la leche con gelatina y trituramos bien con el brazo de la batidora.
   En otro bol montamos la nata con las varillas eléctricas.
   La volcamos sobre la mezcla anterior y removemos con movimientos suaves, de arriba hacia abajo, hasta que se integre bien.
   Vertemos sobre la base de galletas y dejamos cuajar en la nevera unas cuatro horas.
   Para hacer la cobertura, ponemos a hidratar las hojas de gelatina.
   Calentamos el agua en el microondas.
   Añadimos la gelatina escurrida y removemos bien para que se disuelva.
   Ponemos los frutos descongelados en el vaso de la batidora y trituramos.
   Los pasamos por un colador para retirar las semillas, dejándolos caer en un bol.
   Añadimos dos cucharadas soperas de azúcar y el agua con gelatina.
   Removemos bien para que se disuelva el azúcar.
   La vertemos con cuidado sobre la tarta. Yo lo hago, dejándola caer primero sobre una cuchara. Llevamos a la nevera y dejamos cuajar, mejor hasta el día siguiente.
   En el momento de servir, retiramos el aro y el papel con cuidado y listos.
   Aquí el corte, con un colorcito precioso.
   Una tarta que, como dije al principio,  mezcla la acidez de la cobertura y el dulzor de la mousse. Deliciosa.

martes, 24 de julio de 2012

HELADO DE CHOCOLATINAS TIRMA

   ¿No les ha pasado que, de repente, hablan por primera vez con alguien y tienen la sensación de estar hablando con una persona que conocen de toda la vida? Pues eso fue exactamente lo que sentí hace poco cuando pude conocer a Carmen y a su marido, del blog Las comidas de Carmen.
   En el mes de Junio estuvieron aquí, en Gran Canaria y tuvimos la suerte de poder quedar para conocernos. Nos vimos dos veces y, la verdad, es que nos sentimos comodísimos con ellos, porque son gente muy cercana y transparente.
   Además, nos trajeron unos embutidos y unos dulces de su tierra que fueron un visto y no visto de lo buenísimos que estaban.
   Nosotros también les regalamos algunos productos de aquí de la tierra con los que Carmen ha hecho unas recetas riquísimas.
   Una de ellas es este helado al que no me he podido resistir y lo he hecho en casa. 
   Imaginen lo riquísimo que está, que utilicé el doble de ingredientes de los que Carmen usó y aún así cayó todito.
   A los pequeñajos les encantó, pero a los mayores les volvió locos.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • 300 gr. de queso crema (tipo philadelphia).
  • 8 chocolatinas Tirma.
  • 500 ml. de nata para montar fría.
  • 200 ml. de leche (usé desnatada).
  • 4 cucharadas de Golden Syrup.
   Empezamos por poner en un bol el queso, la leche y el Golden Syrup. Batimos bien con el brazo de la batidora.
   En otro bol montamos la nata con varillas eléctricas.
   Troceamos las chocolatinas y las trituramos en la picadora.
   Sobre la mezcla de leche y queso, volcamos la nata y añadimos el polvo de chocolatinas.
   Vamos mezclando suavemente, de abajo hacia arriba, con una espátula hasta que quede bien mezclado.
   Metemos en el congelador y cada 45-60 minutos sacamos y batimos bien para romper los cristales. (Esto lo haremos al menos 3 o 4 veces).
   Lo sacamos del congelador unos diez minutos antes de servirlo para que se atempere y a disfrutar, si es en el borde de la piscina, mejor que mejor.
   Como les dije, no sólo hizo las delicias de los pequeños, sino también de los "más creciditos"
   Muchísimas gracias por esta receta, Carmen. Y no se me olvida que te debo una visita, vale?