viernes, 29 de junio de 2012

TARTA MOUSSE DE MELOCOTÓN

   El verano pasado hice un pastelito de melocotón un fin de semana para salir del paso que resultó ser una auténtica delicia, de ahí que lo llamé Delicia de melocotón, así que este verano lo he retomado y, con algunos cambios que le han ido de maravilla, he hecho esta tarta que ha resultado ser deliciosa.
   Los ingredientes que usé fueron:

Para la base:
  • 200 gr. de galletas digestive.
  • 100 gr. de mantequilla.
Para la mousse:
  • 500 gr. de queso batido desnatado.
  • 500 ml. de nata para montar muy fría.
  • 200 gr. de azúcar.
  • Una lata de melocotón (de 210 gr. de peso escurrido)(Yo uso uno edulcorado de Mercadona).
  • 12 hojas de gelatina (20 gr.).
  • 1/2 vasito de leche.
Para la cobertura:
  • Una lata de melocotón.
  • 1/2 vaso de agua.
  • 3 hojas de gelatina.
  • Una barrita de chocolate de cobertura.
   Empezamos como siempre preparando el aro. Lo untamos con mantequilla y lo forramos con papel de horno.
   Derretimos la mantequilla a fuego suave.
   Trituramos las galletas en la picadora hasta reducirlas a polvo.
   Mezclamos la mantequilla con las galletas hasta hacer una pasta.
   Formamos la base de galletas, presionando bien para que quede selladita. Reservamos en la nevera mientras preparamos la mousse.
   Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría.
   Calentamos la leche sin que llegue a hervir.
   Fuera del fuego, añadimos la gelatina escurrida y removemos para que se disuelva. Dejamos que se enfríe.
   En un bol amplio ponemos el queso, el azúcar y el melocotón y trituramos con el brazo de la batidora.
   Añadimos la leche con gelatina fría y seguimos triturando.
   En otro bol, montamos la nata bien firme, con varillas eléctricas.
   La volcamos sobre la mezcla y mezclamos con movimientos envolventes.
   Vertemos la mezcla sobre la base de galletas y dejamos cuajar en la nevera unas tres horas.
   Para la cobertura, hidratamos las hojas de gelatina en agua fría.
   Calentamos el agua en el microondas durante unos 30 segundos.
   Añadimos la gelatina escurrida y removemos para que se disuelva.
   En el vaso de la batidora ponemos los melocotones con el agua con gelatina y trituramos hasta obtener un puré fino.
   Vertemos sobre la mousse ya cuajada, con cuidado. Una vez hecho esto, si vemos que queda alguna burbuja, podemos irlas quitando apoyando sobre ellas el dorso de una cuchara. Metemos en la nevera hasta que cuaje.
   Para adornarla, derretí un poco de chocolate metido en una bolsita y sumergiéndolo en agua caliente e hice unos dibujos sobre la tarta.
   A la hora de servir la tarta, retiramos cuidadosamente el aro y el papel y a disfrutar.
   Como siempre, aquí les muestro el corte.
   Está riquísima y tiene un sabor muy suave y fresco.

martes, 26 de junio de 2012

CAPALETTI CON BACON Y SALSA DE PIQUILLOS

   Vamos hoy con un platito de pasta que creo que ya toca.
   En este caso he optado por pasta fresca rellena de espinacas y queso. Se compran en el super en la zona de refrigerados.
   A mi me encanta tener un cacharrito de estos en la nevera porque en un momento te ayudan a solucionar una comida.
   Además, con esta salsita de hoy quedan geniales.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • Una paquete de capaletti rellenos de espinacas y queso (puedes usar la pasta que quieras).
  • Medio vasito de leche.
  • 4 pimientos del piquillo.
  • Una cebolla pequeña. (Yo usé congelada)
  • Un paquete de bacon cortado en tiritas.
  • Una botella de crema ligera para cocinar Puleva (también puedes usar nata).
  • Sal.
  • Pimienta.
  • Aceite de oliva.
   Empezamos por poner en el vaso de la batidora los pimientos y la leche y triturándolos. Reservamos la mezcla obtenida.
   En una sartén, con un poco de aceite ponemos a dorar la cebolla cortada menudita.
   Mientras, en otra sartén, ponemos las tiras de bacon, sin añadir aceite, y las doramos.
   En un caldero, ponemos a hervir agua con sal y cocinamos los capaletti el tiempo que indica el fabricante. (Yo le suelo dar un minutito más).
   Añadimos a la sartén de las cebollas la crema ligera y la mezcla de leche y pimiento. Salpimentamos y dejamos que reduzca un poco a fuego medio.
   Sacamos los capaletti del agua, ayudándonos de una espumadera y los vamos colocando en una fuente.
   Le ponemos por encima las tiras de bacon y regamos con la salsa.
   Removemos con suavidad para que quede bien mezclado y servimos.
   Riquísimo, económico y rápido, un tres en uno.

sábado, 23 de junio de 2012

HELADO DE QUESO Y FRUTOS ROJOS

   Bueno, después de la "resaca" de las minipaulovas y después de haber visto todas las paulovas que prepararon mis compañeras de desafío, vamos a hacer un postre bien facilito.
   Además, así aproveché el resto de frutos rojos que me quedaron después de hacerlas, que me conozco y sabía que si no los gastaba iban a terminar en lo más profundo de mi congelador abandonaditos por los siglos de los siglos.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • Unos 300 gr. de frutos rojos congelados.
  • Una tarrina de queso de untar (de 300 gr.)
  • Una lata de leche condensada (de las pequeñas)
  • 200 ml. de nata para montar muy fría.
   Empezamos poniendo en un bol, mejor metálico, la leche condensada, el queso y los frutos rojos (yo no los descongelé antes).
   Los trituramos bien con el brazo de la batidora.
   En otro bol, montamos la nata bien firme y la volcamos sobre la mezcla.
   Removemos con movimientos envolventes hasta que quede bien integrado y metemos en el congelador tapado. A las dos horas, más o menos, lo sacamos del congelador y lo removemos bien con un tenedor. (Como vi que no cristalizó, ya no repetí la operación y lo dejé hasta el día siguiente).
   Ya no nos queda más que servirlo y disfrutarlo, que está buenísimo.
   Alguien que lo comió dijo incluso que estaba más bueno que los de una marca alemana muy famosa, aunque yo creo que exageró un poco. (Me acaban de corregir y parece que la marca a la que hago alusión es americana y no alemana).

miércoles, 20 de junio de 2012

MINIPAULOVAS CON CREMA DE YOGUR Y FRUTOS ROJOS (2º DESAFÍO EN LA COCINA)

   
   La propuesta que nos ha hecho Mabel, en este segundo "Desafío en la cocina" ha sido una PAULOVA.
   Con esta propuesta me han venido a la mente recuerdos de mi infancia que ya tenía olvidados. (¿Será que me estoy haciendo mayor y eso me pone melancólica?)
   Yo, en una época de mi niñez, soñé con ser una gran Paulova (bailarina en cuyo honor se creo este postre). Soñaba con bailar El lago de los cisnes, con un precioso tutú blanco y una diadema llena de plumas, en un gran escenario iluminado y ser ovacionada por el público.
   Pero no pudo ser. No pasé de ser una "minipaulova" que bailaba de vez en cuando en la plaza del barrio, con poca iluminación, para los vecinos y familiares y poco más. Eso sí, era la niña más feliz del mundo cuando lo hacía.
   Está claro que la mayoría de las veces los sueños no se llegan a hacer realidad, pero lo que disfrutas mientras sueñas no te lo quita nadie.
   Por esta razón me he decidido a hacer este postre en versión mini, en homenaje a mí misma, por la "minipaulova" que fui un día y la gran "paulova" que nunca llegué a ser.
   
   Los ingredientes que usé fueron:
Para la base:

  • 100 gr. de claras de huevo (3 claras de huevo talla L)
  • 50 gr. de azúcar glass.
  • 50 gr. de azúcar normal.
  • Una pizca de sal.
Para la crema:

  • 2 yogures griegos.
  • 100 gr. de frutos rojos congelados y unos pocos más para la decoración.
  • 200 ml. de nata para montar muy fría.
  • 2 cucharadas soperas de azúcar.
  • 3 hojas de gelatina.
  • Un poco de leche.

   Para hacer las bases, empezamos por poner el horno a calentar a 100º.
   Dibujamos unos círculos en un papel de horno. Usé como molde la boca de un vaso de agua. La ponemos en la bandeja de horno, que habremos pintado con mantequilla, con la tinta hacia abajo.
   En un bol, bien limpio y seco de grasas, ponemos las claras, que tienen que estar a temperatura ambiente, y la pizca de sal.
   En un bol más pequeño ponemos los dos tipos de azúcar y los mezclamos bien.
   Montamos las claras con las varillas eléctricas. Cuando estén a medio montar, vamos añadiendo el azúcar a cucharadas, no echando la siguiente hasta que la primera esté bien integrada. 
   Debemos obtener un merengue que al voltear el bol no se mueva.
   Ponemos el merengue en una manga pastelera. En mi caso le puse una boquilla estrellada pequeña.
   Rellenamos los círculos de merengue, empezando desde los bordes hasta el centro.
   Luego le podemos poner motitas alrededor.
   Yo me fui emocionando con la manga pastelera y al final hice dos como con forma de platos y dos con forma de cuenco, levantando los laterales.
   Los metemos en el horno durante una hora y media.
   Cuando pase el tiempo, apagamos el horno y los dejamos dentro con la puerta cerrada hasta que se enfríen. En mi caso los dejé hasta el día siguiente.
   Los despegamos con mucho cuidado del papel y los reservamos.
   Para hacer la crema, empezamos por poner las hojas de gelatina a hidratar en agua fría durante unos cinco minutos.
   Ponemos un poco de agua en un vaso y la calentamos en el micro, sin que llegue a hervir.
   Añadimos la gelatina escurrida y removemos bien para que se disuelva. Dejamos que se enfríe.
   En un bol ponemos los yogures, los frutos rojos y la leche con gelatina fría. Lo trituramos bien con la batidora.
   En otro bol ponemos la nata y la montamos con varillas eléctricas. A medio montar, añadimos las dos cucharadas de azúcar en forma de lluvia y seguimos batiendo hasta que esté bien firme.
   Volcamos la nata sobre la mezcla de yogur y frutas y removemos con movimientos envolventes hasta que quede bien mezclado.
   Ponemos la crema en una manga, en este caso, con la misma boquilla que utilicé para el merengue y la dejamos en la nevera como una hora, hora y media para que coja cuerpo.
   Para montar las minipaulovas, ponemos la base en el plato en la que la vamos a servir.
   La rellenamos con la crema, de manera generosa.
   Le hacemos unos topetitos con la misma crema y le colocamos unos frutos rojos sobre ella.
   La dejamos reposar al menos una hora en la nevera y ya la tenemos lista para disfrutarla.
   Esta es la que hice formando un "cuenquito" con el merengue.
   Y esta la que dejé más plana.
   Miren que pinta que tiene, por favor.
   Ahora que ya han visto mi propuesta para este "2º Desafío en la cocina", les invito que se pasen por nuestro nuevo blog, Desafío en la cocina, pinchando aquí para que vean las propuestas que nos hacen el resto de "desafiadoras". Yo estoy intrigada, ¿ustedes no?.
   El próximo desafío vendrá de la mano de M. Luz. A ver qué sorpresita nos tiene guardada.