viernes, 27 de abril de 2012

TARTA MOUSSE DE BIZCOCHOS DE MOYA

   La idea de esta tarta surgió después que mi sobrina me comentara que Mercadona estaba comercializando unos vasitos de mousse de bizcocho de Moya, aunque supongo que sólo lo comercializarán aquí en las islas.
   Les explico, los bizcochos de Moya son unos dulces típicos de aquí, son unos bizcochos con un doble horneado, con lo que quedan secos y crujientes. Si quieren conocer un poquito más sobre ellos, pincha aquí.
   Yo les dejo una foto para que los puedan conocer.
   Bueno, el hecho es que después de ver el postrecito, decidí que yo tenía que preparar una tarta mousse con los bizcochos, así que me fui a dar un paseo por la red a ver si encontraba alguna receta. No encontré ninguna, aunque sí que encontré la receta de Irmina, El zurrón de los postres, de la mousse, que por supuesto recomiendo.
   Me puse a darle vueltas a la cabeza para ver como la preparaba y aquí está el resultado. No sé si sería muy osado por mi parte decir que he creado una tarta nueva, pero la verdad es que al menos publicada en la red no encontré ninguna.
   Es una tarta especialmente rica. Además es una de las que más le ha gustado a mi mami, con lo que me quedo completamente satisfecha.
   Los ingredientes que usé fueron:
Para la base:

  • 200 gr. de galletas tipo digestive.
  • 100 gr. de mantequilla.
Para la mousse:

  • Una lata de leche condensada, de las pequeñas.
  • Un vaso de leche, de los de agua.
  • 5 claras de huevo.
  • 700 ml. de nata para montar muy fría.
  • 150 gr. de bizcochos de Moya.
  • 9 hojas de gelatina.
Para la decoración:

  • Un par de bizcochos de Moya.

   Empezamos poniendo la mantequilla en un calentador y derritiéndola a fuego bajo.
   Mientras ponemos las galletas troceadas en la picadora y las trituramos hasta reducirlas a polvo.
   Untamos de mantequilla un aro de tartas y lo forramos con papel de horno. Lo colocamos sobre la bandeja en la que vamos a servir la tarta.
   Mezclamos las galletas con la mantequilla derretida, hasta que tengamos una pasta.
   La volcamos sobre la bandeja y repartimos por toda la base. Apretamos bien para que quede bien selladita. La metemos en la nevera mientras preparamos la mousse.
   Para la mousse, ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría, durante unos cinco minutos.
   Ponemos la leche en un calentador y la calentamos, no hervirla.
   Añadimos las hojas de gelatina escurridas y removemos enérgicamente para que se disuelvan. Dejamos que se enfríe.
   En un bol amplio, vaciamos la leche condensada.
   Añadimos la leche con gelatina y batimos.
   En otro bol, bien seco y limpio de grasas echamos las claras de huevo. Tienen que estar a temperatura ambiente para que nos suban.
   Las montamos con las varillas eléctricas hasta que alcancen el punto de nieve bien firme.
   Las volcamos sobre el bol de la leche y las removemos con movimientos envolventes y suaves para que no se nos bajen.
   Ponemos en la picadora los bizcochos de Moya troceados (yo les quité el glaseado que traen por arriba para que la tarta no quedara demasiado dulce). Los trituramos hasta reducirlos a polvo.
   Echamos el polvo de los bizcochos sobre la mezcla y nuevamente removemos suavemente, de abajo hacia arriba.
   En otro bol, montamos la nata bien firme.
   La vertemos sobre el bol de la mezcla y nuevamente removemos hasta que quede todo incorporado y homogéneo.
   Sobre la base de galletas que tenemos reservada, echamos la mousse y alisamos la superficie. Metemos en la nevera hasta el día siguiente.
   En el momento de servirla, abrimos el aro y retiramos con cuidado el papel.
   Para la decoración, como no quería alterarle el sabor, lo que hice fue triturar un par de bizcochos más y, poniendo antes unas tiras de cartón, los eché sobre la tarta.
   Miren que textura más rica que tiene esta tartita.
   Si tienen posibilidad de conseguir estos bizcochos, les animo a hacer esta tarta porque no se van a arrepentir, está deliciosa.

martes, 24 de abril de 2012

FIDEUÁ DE CARNE MIXTA

   Hoy vamos con una fideuá, que a mi me encantan y esta vez he probado a hacerla con una mezcla de carne de cerdo y pollo y nos ha encantado el resultado en casa.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • 250 gr. de fideos huecos para fideuá.
  • Caldo de pollo.
  • Unos 200 gr. de magro de cerdo.
  • Una pechuga de pollo.
  • Una cebolla.
  • Dos dientes de ajo.
  • 1/2 pimiento rojo y 1/2 verde (en esta ocasión utilicé uno entreverado). 
  • Una zanahoria.
  • Habichuelas (utilicé en esta ocasión una latita porque no tenía frescas).
  • Una cucharadita de pimentón dulce.
  • Un poco de colorante alimentario.
  • Una cucharada sopera de tomate frito.
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen.
   Empezamos por pelar y picar bien pequeños la cebolla y los ajos.
   Raspamos la zanahoria y limpiamos el pimiento de nervaduras y semillas. Picamos ambos bien menudos.
   Troceamos la carne de cerdo y la pechuga de pollo.
   En una paellera, ponemos un poco de aceite y doramos la carne.
   La sacamos y la reservamos.
   Añadimos a la paellera los ajos y los doramos un poco.
   Echamos la cebolla y la dejamos que se vaya pochando.
   Incorporamos ahora la zanahoria y el pimiento. Dejamos que se vaya cocinando, hasta que se ablanden.
   Echamos el pimentón y removemos rápidamente para que no se nos queme.
   Vertemos el tomate frito, removemos para que se integre y seguimos cocinando.
   Mientras, ponemos en un calentador el doble de caldo de pollo que de fideos y lo calentamos.
   Incorporamos las carnes al refrito y removemos.
   Añadimos las habichuelas escurridas.
   Echamos ahora los fideos y los rehogamos un par de minutos.
   Vertemos el caldo caliente, añadimos un poco de colorante y le ponemos sal.
   Dejamos cocinar a fuego medio bajo hasta que los fideos hayan absorbido el caldo.
   Dejamos reposar al menos cinco minutos y ya tenemos nuestra fideuá lista para llevarla a la mesa.
   ¿Si gustan? La verdad es que queda bien rica.

viernes, 20 de abril de 2012

MI TARTA DE CUMPLEAÑOS

   El miércoles pasado fue mi cumpleaños y, a pesar de que incluso "algunas" se atrevieron a llamarme vaga por no publicar una tarta ese día (¡qué fuerte, qué fuerte, qué fuerte!), sí que preparé una tartita para la ocasión. 
   En realidad, lo de "tartita" le queda bien pequeño, porque, al decir verdad, lo que preparé fue esta megatarta para llevarla al cole. Es lo que pasa por trabajar en un cole grande. Allí trabajamos casi cincuenta maestras ( y digo maestras, porque eso es lo que somos la mayoría, aunque tenemos algunos maestros a los que también queremos mucho).
   De todas formas, he disfrutado mucho preparándola y he disfrutado mucho viendo a mis compañeras y compañeros disfrutándola.
   Los ingredientes que usé fueron:
Para los bizcochos: (Pongo las cantidades para uno sólo, así que necesitaremos el doble para hacer los dos bizcochos).

  • 8 huevos.
  • 200 gr. de azúcar.
  • 175 gr. de harina de repostería.
  • 25 gr. de cacao Valor Puro.
  • Una cucharadita de bicarbonato (de las de café).
Para la crema: (Es la misma que la tarta terciopelo rojo, que la verdad es que es una delicia)

  • 500 gr. de queso mascarpone.
  • 500 gr. de queso crema (tipo philadelphia)
  • 250 gr. de azúcar glass.
  • Una cucharada de vainilla líquida.
  • 800 gr. de nata para montar muy fría.
  • Confetis de azúcar para la decoración.

   Yo preparé los bizcochos el lunes y el martes preparé la crema y la monté. Así no dejamos todo el trabajo para el mismo día, aunque es una tarta bien sencilla de hacer.
   Precalentamos el horno a 180º.
   En un bol cascamos los huevos y le ponemos el azúcar.
   Los batimos con las varillas eléctricas hasta que tripliquen su volumen.
   Añadimos el harina, el cacao y el bicarbonato, tamizándolos a través de un colador.
   Removemos con movimientos envolventes hasta que tengamos una crema homogénea.
   Forramos la bandeja del horno con papel. Aconsejo pintar algunas partes de la bandeja antes con mantequilla para que el papel no nos resbale.
   Vertemos la mezcla en la bandeja y la repartimos de manera uniforme.
   Horneamos durante 20 minutos o hasta que al pincharlo con una brocheta ésta sale limpia.
   Cuando esté tibio, lo volcamos sobre otra bandeja, con papel también, y retiramos con cuidado el que tenía. Dejamos enfriar.
   Preparamos los dos bizcochos de la misma forma.
   Para la crema, ponemos los quesos, el azúcar glass (previamente tamizado) y la vainilla en un bol.
   Lo batimos bien. (Yo usé el brazo de la batidora).
   En otro bol, montamos la nata bien firme.
   La volcamos sobre la crema de quesos.
   Con ayuda de una espátula, vamos integrando ambas, siempre con movimientos suaves y envolventes, de abajo a arriba. Dejamos la crema enfriar en la nevera alrededor de una hora.
   Para el montaje de la tarta, colocamos una de las planchas de bizcocho en la bandeja donde la vayamos a presentar y forramos los bordes con papel de aluminio para que no se nos manche.
   Extendemos una capa bien generosa de la crema.
   Ponemos sobre la crema la segunda plancha de bizcocho.
   Cubrimos toda la tarta con una capa inicial de crema y la metemos en la nevera al menos unos 30 ó 40 minutos.
   Damos una segunda capa de crema, intentado dejarla lo más lisa posible.
   Retiramos el papel de aluminio.
   Para la decoración, coloqué un poco de la crema en un manga pastelera y con una boquilla pequeña hice unos montoncitos y unas rosas en una de las esquinas. Coroné cada montoncito con un confeti de color y lo mismo con las rosas y la parte que se ve más lisa.   
   Creo que mereció la pena el trabajo, viendo como fue quedando la bandeja, ¿no?.
   Y aquí una foto del corte, que la verdad es que quedó muy bonito.
   Además, de fondo unas preciosas flores que me enviaron al cole.
   La verdad es que quedó riquísima.