viernes, 30 de diciembre de 2011

CHUPITO DE CREMA DE CHOCOLATE Y ENCUENTRO CON IRMINA

   Hace poco tuve la fortuna de ser una de las ganadoras del sorteo que realizó Irmina, del blog El zurrón de los postres, de dos lotes de productos de la marca Lekúe.
   Pues bien, estando las dos en Gran Canaria hemos decidido encontrarnos. Nos vimos el día 26 y la verdad es que pasé un rato muy agradable en su compañía. Como me esperaba es una persona muy cercana y agradable, además que para mí es todo un orgullo porque ella tiene uno de los blogs que más admiro.
   Además de los productos que me tocó en el sorteo, tuvo el detalle de traerme una bolsita con unos macarons de chocolate hechos por ella misma que estaban deliciosos. Ya los ha publicado en su blog así que si quieren animarse pinchen aquí que explica muy bien cómo hacerlos y da unos consejos estupendos para no fallar.
   Este es el lote de productos que me tocó en el sorteo.
   Y aquí estamos las dos, Irmina y yo.
   Bueno, y para agradecérselo, qué mejor que publicar una de sus recetas, no?
   Este es su chupito de crema de chocolate, un licorcito estupendo para acabar una comida en familia y que yo hice para Nochebuena.
   Las medidas que pongo son para una botella, pero en mi caso que somos muchos en casa preparé el doble.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • Un bote de dulce de leche (pesaba 400 gr.)
  • 200 ml. de leche (usé desnatada)
  • 200 ml. de whisky.
  • 200 ml. de nata líquida.
  • 100gr. de chocolate negro.
  • Unas gotas de vainilla.
   Empezamos por poner la nata y el chocolate en un caldero y llevándolo al fuego hasta que el chocolate se derrita.
    Apartamos del fuego y añadimos la leche y el whisky y vamos mezclando con las varillas de mano.
    Se le añade poco a poco el dulce de leche y la vainilla y se va mezclando, siempre con movimientos suaves.
    Con ayuda de un fónil o embudo, rellenamos la botella. Metemos en la nevera hasta el momento de servir. 
   Cuanto más frío mejor, y si se quiere se puede servir con una piedrita de hielo.
   Para tener una sobremesa de lujo.
   Y con este licorcito brindo con ustedes y les deseo a todos y a todas que tengan una buena entrada de año y
¡FELIZ AÑO NUEVO!

martes, 27 de diciembre de 2011

PASTEL DE MARISCO

   Este pastel lo preparé en Noche Buena y la verdad es que se quedó riquísimo. Y no porque lo diga yo. A todos les gustó y prácticamente voló. 
   Para hacerlo hice dos planchas de bizcocho de brazo de gitano, poniéndole la mitad de azúcar de la que pondría para hacer un dulce.
   Eso sí, con las cantidades que usé me sobró bastante relleno. En este caso, mi gente se lo comió poniéndolo sobre tostadas, aunque también hubiera estado bien usarlo para rellenar unas tartaletas o unos volovanes de hojaldre.
   Los ingredientes que usé fueron:
Para los bizcochos:

  • 8 huevos.
  • 300 gr. de harina.
  • 150 gr. de azúcar.
  • 2 cucharaditas de café de levadura Royal.
Para el relleno:

  • 6 huevos.
  • Una cebolla pequeña.
  • Una bolsa de zanahoria rallada.
  • Una bolsa de lechuga iceberg.
  • 500 gr. de langostinos cocidos.
  • 16 barritas de surimi.
  • Tres latas pequeñas de aceitunas rellenas de anchoa.
  • Una lata de millo (maíz dulce).
  • Cuatro rodajas de piña en su jugo.
  • Dos latas pequeñas de pimientos rojos asados.
Para la salsa rosa y la decoración:

  • Dos botes de mayonesa Ligeresa.
  • Tres cucharadas de ketchup.
  • Dos cucharadas del jugo de la piña.
  • Un chorrito de coñac.
  • Un chorrito de salsa Perrins.
  • Pimientos del piquillo.

   Empezamos por preparar los bizcochos. En mi caso los preparé el día anterior, para hacer el montaje el día 24 al mediodía.
   Precalentamos el horno a 180º.
   Forramos una bandeja de horno con papel de hornear. (La engrasamos un poco antes para que no nos resbale).
    Ponemos cuatro huevos con 75 gr. de azúcar en un bol. Los batimos hasta que queden bien espumosos y tripliquen su volumen.
    Echamos la harina y la levadura en el bol, tamizándola con el colador. Los integramos bien removiendo suavemente con las varillas de mano para que no se bajen los huevos.
    Vertemos la mezcla sobre la bandeja y la repartimos bien con una espátula. La horneamos durante 12 minutos.
   Preparamos los dos bizcochos de la misma forma.
    Ponemos a sancochar los huevos en agua con un chorrito de vinagre. En doce minutos desde que empiezan a hervir están listos. 
    Pelamos la cebolla, la partimos en trozos y la ponemos en la picadora. Le damos unos golpitos para que quede en trocitos pequeñitos. La ponemos en un bol amplio donde iremos poniendo el resto de ingredientes.
    Picamos también en la picadora la zanahoria y la lechuga y las añadimos al bol. Escurrimos bien el millo y los echamos también.
    Picamos con el cuchillo los pimientos asados y los palitos de cangrejo. Los incorporamos al bol.

    Pelamos los huevos, los picamos con la picadora y los incorporamos con el resto.
    Secamos bien con papel de cocina las rodajas de piña, las picamos menudas con el cuchillo y las incorporamos.
    Pelamos los langostinos, troceamos cada uno en tres o cuatro trozos, dependiendo del tamaño y los añadimos también.
   Mezclamos bien todos los ingredientes.
    En otro bol, preparamos la salsa rosa. Vaciamos uno de los botes de mayonesa en él. Añadimos el ketchup.
    Echamos el jugo de piña, el coñac y la salsa perrins. Removemos bien hasta que tengamos una mezcla homogénea.
    Vertemos la salsa sobre el bol de los ingredientes y mezclamos bien con la espátula.
   Ahora ya empezamos con el montaje del pastel. 
   Cortamos de cada bizcocho dos rectángulos del tamaño de la fuente, obteniendo cuatro.
   Forramos los bordes de la fuente para que no se nos manche y ponemos una de las placas de bizcocho.
   Colocamos encima parte del relleno y vamos haciendo lo mismo hasta terminar con una placa de bizcocho.
   Con el otro bote de mayonesa untamos todo el pastel por arriba y por todos los lados, ayudándonos de una espátula de silicona.
   Para la decoración, con un cortapastas corté unas estrellas de pimientos del piquillo y puse ketchup en una bolsita pequeña, le corté la puntita y escribí las letras e hice la cola de la estrella.
   Retiramos el papel de aluminio y, en este caso, puse mayonesa en una manga pastelera con una boquilla rizada pequeña y decoré el contorno del pastel.
   Y este es el corte.
   Como dije, gustó a todos en casa.

viernes, 23 de diciembre de 2011

TARTA DE LIMÓN Y MERENGUE

   Esta tarta se la "debía" a mi marido y a una de mis hermanas. Cuando íbamos a comer a un restaurante de por aquí, ellos siempre pedían esta tarta de postre y les encantaba. Así que, después de verla en muchos blogs me he decidido a hacerla. La receta la tomé del blog de Marga, El puchero de Morguix, aunque lo que le copié exactamente fue la crema. Para la base le he puesto masa quebrada y para cubrirla he hecho un merengue italiano que, tal y como le comenté a ella, aguanta perfectamente hasta el día siguiente sin aguarse.
   Eso sí, aquí mi gente es un poco desesperada y la tarta se partió cuando apenas habían pasado dos horas desde que la acabé, transporte incluido, por lo que la crema se salió un poco. Al día siguiente la cremita tenía mejor cuerpo. Aún así, les puedo decir que está riquísima.
   Los ingredientes que usé fueron:
Para la base:

  • 250 gr. de harina.
  • 125 gr. de mantequilla.
  • 50 gr. de azúcar.
  • Una pizca de sal.
  • Una yema de huevo.
  • Un chorrito de leche.
Para la crema:

  • 3 yemas.
  • 200 gr. de azúcar.
  • El zumo y la ralladura de un limón.
  • 200 ml. de agua.
  • 75 gr. de maizena.
  • 75 gr. de mantequilla.
Para el merengue italiano:

  • 4 claras.
  • 400 gr. de azúcar.
  • 200 ml, de agua.

   Empezamos por preparar la base. Ponemos en un bol el azúcar y la mantequilla fría cortada en trocitos. La batimos bien y luego le añadimos la yema.
   Incorporamos la harina, la pizca de sal y el chorrito de leche. Amasamos hasta que se despegue la masa de las paredes del bol.
   Precalentamos el horno a 190º. Hacemos una bola con la masa y la ponemos sobre la encimera enharinada. La estiramos con el rodillo.
   Forramos con ella un molde de base desmontable. Para recortar los bordes lo hacemos pasándole el rodillo por encima de ellos. Pinchamos toda la base con un tenedor.
   Forramos la base con papel de aluminio, presionando bien y la horneamos durante 15 minutos. Retiramos el papel y horneamos 10 minutos más.
   Ahora preparamos la crema. En un caldero ponemos la maizena y el azúcar y lo mezclamos bien.
   Las yemas las ponemos en un bol o plato hondo y las batimos.
   Rallamos la piel del limón y lo exprimimos, colando el jugo para que no queden pepitas.
   Añadimos el agua al caldero y removemos hasta que se disuelvan maizena y azúcar.
   Lo ponemos al fuego medio, removiendo constantemente hasta que esté blanquita y sin grumos. Como bien explicó Marga, hay un momento que da la sensación de que la crema se ha estropeado porque empiezan a aparecer grumos, pero tranquilidad que poco a poco irán desapareciendo.

   Volcamos sobre las yemas más o menos la mitad de la crema y mezclamos rápidamente. Echamos la mezcla en el caldero y ponemos al fuego removiendo durante un minuto.
   Retiramos del fuego y añadimos la mantequilla, la ralladura y el zumo de limón. Removemos hasta que se disuelva.
   Vertemos la crema sobre la base y la reservamos en la nevera mientras preparamos el merengue.
   Para el merengue, ponemos en un caldero (preferiblemente con un mango largo) 300 gr. de azúcar y el agua. Lo llevamos al fuego medio y lo dejamos hasta que se haga un almíbar de bola.
   Mientras se hace el almíbar, ponemos las claras en un bol amplio, bien limpio y seco.
   Las batimos hasta montarlas y, cuando estén casi montadas, vamos agregando los 100 gr. de azúcar restante en forma de lluvia.
   Comprobamos que el almíbar está listo mojando una espumadera y soplando. Si hace burbuja ya está listo.
   Lo incorporamos en forma de hilo a las claras sin dejar de batir. Seguimos batiendo hasta que pierda temperatura y tengamos un merengue bien firme.
   Lo ponemos en una manga pastelera con boquilla ancha y rizada y vamos poniendo montoncitos en la tarta. Cubrimos toda la superficie con el merengue.
   La metemos en el horno precalentado a 200º y lo gratinamos durante 2 minutos, hasta que veamos que el merengue se dora. Hay que tener cuidado porque enseguida se quema.
   La ponemos en la nevera y dejamos que repose unas cuantas horas. Yo aconsejaría que se reservara hasta el día siguiente para que la crema quede bien firme.
   Miren ese merenguito, tan doradito.
   Aquí tienen el corte de la tarta. Como les dije, al partirla tan pronto la crema no estaba muy firme. Al día siguiente estaba mejor.
   Riquísima y con un intenso sabor a limón.
   Y con esta receta quiero desearles a todos y a todas una
¡FELIZ NAVIDAD!