miércoles, 31 de agosto de 2011

SOLOMILLO DE CERDO CON SALSA DE CHAMPIÑONES

   Las salsas preparadas o de sobres están bien para hacer un apaño o, como digo yo, para un rapidito. Puedes alegrar una carne en un momento.
   Pero no nos engañemos. Como una salsita casera no hay nada. Además no son nada complicadas de hacer.
   Yo preparo esta salsita de champiñones que está para chuparse los dedos. Aquí la he utilizado para acompañar un solomillo de cerdo, pero para unas pechuguitas también está ideal.
   Los ingredientes que usé fueron:
  • Un solomillo de cerdo.
  • Una bandeja de champiñones de 250 gr.
  • Dos dientes de ajo.
  • Una cebolla pequeña (Yo usé congelada, así que puse cinco cucharadas soperas.)
  • Una botellita de nata ligera para cocinar (250 ml).
  • Medio vasito de coñac (medido con un vasito de café).
  • Sal.
  • Pimienta.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Un poco de perejil picado.
Para la guarnición:
  • Dos zanahorias granditas.
  • Sal.
  • Un poquito de azúcar.
   Limpiamos el solomillo de posibles grasas, lo cortamos en medallones y los aplastamos un poco, presionando con el dorso de la mano.
   Limpiamos los champiñones y, si están enteros, los laminamos.
   Pelamos y cortamos el ajo en trocitos pequeños.
   Pelamos las zanahorias y las cortamos en bastones.
   Ponemos las zanahorias en un caldero con sal y un poquito de azúcar y dejamos cocer durante 8 minutos desde el momento que empiece a hervir.
   En una sartén, con una gotita de aceite, vamos haciendo los filetes de solomillo por los dos lados.
   Los vamos colocando en un caldero.
   Limpiamos un poco la sartén, le ponemos un poquito de aceite y doramos un poco el ajo.
   Añadimos la cebolla y dejamos pochar.
   Incorporamos a la sartén los champiñones y les ponemos sal y pimienta al gusto.
   Cuando se haya evaporado el agua de los champiñones, echamos el coñac y dejamos a fuego fuerte para que se evapore el alcohol.
   Vertemos la nata y ponemos a fuego medio. Dejamos hacer unos cinco minutos, hasta que reduzca un poco.
   Volcamos la salsa sobre el caldero donde tenemos la carne, espolvoreamos con el perejil picado, removemos un poco el caldero y dejamos reposar unos minutos.
   Servimos en el plato con la guarnición de zanahorias (Escurridas del agua de cocción). También se puede acompañar con arroz, pasta, puré de papas,... pero les aseguro que la guarnición de zanahorias le viene ideal (además de que así resulta un plato mucho más ligero).
   Simplemente delicioso.

martes, 30 de agosto de 2011

CINTAS CON SALSA DE BERENJENAS

   Hace bien poco, Sara, del blog Las recetas de Sara publicó unos Pappardelle con crema de berenjenas que me encantaron.
   Tenía previsto cocinar pasta al día siguiente y reparé en el hecho de que nunca la había acompañado con berenjenas.
   Esto me animó a preparar mi propia versión de la salsa, adaptándola a los gustos de mi casa y a los ingredientes que tenía a mano.
   Eso sí, nos encantó el resultado y, les aseguro, que esta receta se repetirá con frecuencia en mi cocina.
   Lon ingredientes que usé fueron:
  • Cintas al huevo (3 nidos por persona).
  • Una berenjena.
  • Una zanahoria.
  • Medio pimiento verde.
  • Medio pimiento rojo.
  • Una cebolla.
  • Dos dientes de ajo.
  • Tomate frito.
  • Pimentón dulce.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal.
  • Pimienta.
   Primero lavaremos la berenjena, la cortamos en rodajas y la dejamos que suden espolvoreadas con sal gruesa. (Las dejé el tiempo que tardó hasta que las tuve que incorporar al guiso).
   Pelamos y picamos muy menudas la cebolla y el ajo.
   Picamos también los pimientos y la zanahoria, raspada previamente.
   En una sartén, con un poco de aceite, doramos los ajos.
   Añadimos la cebolla y la dejamos hasta que esté transparente.
   Incorporamos los pimientos y la zanahoria, dejamos hasta que se vean blanditos.
   Ponemos una cucharadita de pimentón y removemos bien.
   Lavamos la berenjena, las secamos con papel de cocina y las picamos en trocitos.
   La echamos a la sartén de las verduras y dejamos que se vayan haciendo.
   Mientras vamos cocinando la pasta en agua hirviendo con sal. El tiempo depende de cuánto nos guste de cocinada; yo le doy diez minutos después que empieza a hervir porque nos gusta bien cocinadita.
   Cuando veamos que la berenjena está casi lista, le ponemos dos cucharadas de tomate frito, sal y pimienta. Removemos bien y dejamos unos minutos más al fuego.
   Escurrimos la pasta, la volvemos a poner en el caldero y volcamos el contenido de la sartén sobre ella.
   Removemos bien y servimos.
   Como dije, nos gustó muchísimo el resultado. Para repetir, desde luego.

lunes, 29 de agosto de 2011

TOMATES ALIÑADOS AL HORNO

   La idea de preparar estos tomates al horno la trajo mi marido, hace mucho tiempo ya, del parque.
   Uno de sus compañeros estuvo una temporada cocinando para ellos (todo un valiente, por cierto, porque cocinar para 15 ó 20 bomberos hambrientos no tiene que ser tarea fácil) y estos tomates los solía preparar cuando hacía arroz a la cubana.
   Yo los he modificado un poco y suelo prepararlos cuando tengo tomates maduros y no me apetece hacer salsa.
   Los ingredientes que usé fueron:
  • Tres tomates grandes maduros.
  • Tres dientes de ajo.
  • Unas ramitas de perejil.
  • Una cucharada de pan rallado.
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen.
  • Sal.
   Ponemos el horno a precalentar a 210º.
   Primero lavamos bien los tomates y los partimos por la mitad.
   Con ayuda de un cuchillito, le retiramos un poco de la pulpa a los tomates y los colocamos en una fuente que pueda ir al horno. La pulpa la reservaremos.
   En la picadora ponemos la pulpa de los tomates, los dientes de ajo pelados, el perejil, el pan rallado, la sal y un chorrito de aceite de oliva.
   Trituramos bien todos estos ingredientes.
   Con una cucharilla, repartimos la mezcla sobre los tomates, en el hueco que les hemos hecho.
   Llevamos la fuente al horno y horneamos durante 40-45 minutos, hasta que veamos que los tomates estén asados.
   Nosotros los comimos con un poco de arroz integral y unos huevitos hechos a la plancha.
   Se quedan riquísimos, créanme.
   (Les voy a contar un secretillo, pero no se lo cuenten a nadie que se va al garete todo mi glamour: Ustedes ven ahí el platito tan lindo y tan bien compuesto, pero a la hora de comer, como realmente me gusta es escachando todo el tomate y mezclándolo con el arroz, pero eso no queda muy bien en la foto, jeje)

viernes, 26 de agosto de 2011

TARTA MOUSSE DE NARANJA

   La verdad es que, a medida que voy haciendo tartas, cada vez me cuesta más decantarme por una u otra. Y ésto no me ocurre a mí solamente; también le ocurre a mis "catadores oficiales ", que les aseguro que son unos cuantos (de ahí el tamaño de mis tartas).
   Creo que, al final, no se trata de elegir una porque te guste más o menos sino porque en un momento dado te apetece más un sabor u otro.
   En fin, esta reflexión inicial no es más que  para decirles que he hecho otra tarta, que ha quedado buenísima y que a todos les ha gustado. Una más para la colección ( al final terminaré haciendo un catálogo, ya verán).
   Los ingredientes que usé fueron:
Para la base:
  • 200 gr. de galletas digestive.
  • 100 gr. de mantequilla.
  • Una cucharada de cacao puro Valor, unos 15 gr. (Quise chocolatear la base porque siempre me ha encantado la combinación de naranja con chocolate y fue un gran acierto).
Para la mousse:
  • 2 yogures naturales.
  • 300 gr. de queso fresco batido 0%.
  • 500 ml. de nata para montar muy fría.
  • 2 naranjas.
  • 12 hojas de gelatina (20 gr.)
  • 5 cucharadas soperas de Licor 43.
  • 200 gr. de azúcar.
Para la cobertura:
  • Un sobre de gelatina de naranja.
  • 1/2 litro de agua.
  • Rodajas de naranja y hojas de naranjo para decorar.
   Primero prepararemos la base de la tarta. Ponemos un aro de tartas sobre el plato en el que la vayamos a servir, untado de mantequilla y forrado con papel de horno.
   En la picadora, ponemos las galletas y el cacao.
   Trituramos todo muy bien hasta que quede reducido a polvo.
   Derretimos la mantequilla en un calentador o en el microondas.
   Mezclamos las galletas con la mantequilla hasta formar una pasta.
   Echamos la pasta sobre el plato y la vamos apretando bien hasta que coja bien toda la base y quede bien sellada. Metemos la base en la nevera mientras preparamos la mousse.
   Ponemos a hidratar la gelatina en un plato con agua fría.
   En un calentador ponemos el zumo de las dos naranjas (tenemos que obtener un vaso) y la ralladura de una de ellas.
   Llevamos al fuego y, cuando esté caliente, retiramos, añadimos la gelatina y removemos enérgicamente para que se disuelvan bien. Dejamos enfriar.
   En un bol amplio ponemos el queso, los yogures, el azúcar y el licor y batimos con el brazo de la batidora.
   Añadimos el zumo con la gelatina y seguimos batiendo.
   Montamos la nata con las varillas eléctricas.
   Volcamos la nata sobre la mezcla que tenemos preparada.
   Removemos con movimientos envolventes hasta que quede todo integrado.
   Echamos la mezcla sobre la base de galletas y dejamos cuajar en la nevera 4 ó 5 horas.
   Para la cobertura, preparamos la gelatina siguiendo las instrucciones del fabricante, por lo general, disolver el sobre en 250 ml. de agua hirviendo, removiendo, añadir 250 ml. de agua fría y seguir removiendo. Dejamos enfriar.
   Vertemos la gelatina sobre la mousse ya cuajada, dejándola caer con cuidado y volvemos a meter en la nevera, mejor hasta el día siguiente.
   Desmoldamos con cuidado, retiramos el papel y adornamos al gusto, en este caso, con unas rodajitas de naranja y unas hojas (bien lavaditas) de naranjo.
   Esta tarta tiene un intenso y fresco sabor a naranja y, tal como pensaba, la base chocolateada le queda genial.
   ¿Si  les apetece?