viernes, 29 de julio de 2011

TARTA TRES CHOCOLATES

   Hace unos años, una madre de una alumna me llevó, para una fiesta de fin de curso, una tarta como esta. Yo la había probado de pastelerías, pero fue la primera que comí casera. Me gustó tanto que le pedí la receta y cuando vi que, a pesar de lo que pueda parecer, es sencillísima de hacer, pues me lancé al ruedo. La he hecho muchísimas veces y siempre con su base de galletas en un molde desmontable, pero esta vez se me ocurrió hacerla sin base, en un molde de silicona y girarla como un flan.
   Nos gustó muchísimo a todos, ahora para el verano es ideal hacerla sin base y si, además, eligen un molde bonito pues quedaría preciosa. Mi molde era simple, redondo, pero la próxima vez utilizaré un molde un poco más "rococó".
   Los ingredientes que usé fueron:
  • Un litro de nata para montar.
  • 1/2 litro de leche (yo puse desnatada), más tres medios vasos.
  • 150 gr. de chocolate negro.
  • 150 gr. de chocolate con leche.
  • 150 gr, de chocolate blanco.
  • 3 sobres de cuajada.
(En otros blogs he visto que se le añade azúcar. Esta receta que me dieron a mí no la lleva y no le pongo, que además creo que es lo que la hace tan suave).
   Primero ponemos en un caldero la nata y el medio litro de leche y removemos bien para que quede bien mezclado. (No batir)
   Ponemos en un calentador 1/2 litro de la mezcla y la tableta de chocolate blanco y dejamos que se funda a fuego medio, removiendo.
   Cuando se haya disuelto el chocolate, en medio vaso de leche disolvemos un sobre de cuajada.
   Añadimos la cuajada al calentador y vamos removiendo hasta que hierva. Entonces retiramos del fuego y lo vertemos en el molde.
   Las tres capas se hacen de la misma manera y, se supone que en lo que hacemos la siguiente, la anterior ya ha cuajado lo suficiente para que no se mezclen. Pero yo, por si acaso,espero unos 20 minutos o media hora entre capa y capa.
   El orden que yo hice fue chocolate blanco, con leche y negro. La elección es simplemente por seguir usando el mismo calentador y no estar lavándolo, pero el orden es indiferente.
   Antes de echar una capa sobre otra, yo le hago unos cortes para que las masas no resbalen al desmoldarla.
   Cuando vamos a verter una mezcla sobre otra no lo haremos directamente, sino que la dejaremos caer sobre una cuchara, para que así no se mezclen.
   Una vez estén las tres mezclas en el molde dejamos primero enfriar a temperatura ambiente y después llevamos a la nevera, mejor de un día para otro. Esta tarta, cuanto más fría está más rica.
   A la hora de servir la tarta, la desmoldamos en una bandeja y la decoramos al gusto. Yo le puse unos corazoncitos de chocolate que tenía por casa.
   Si desmoldada se ve bonita, miren que corte.
   Quedan perfectamente separadas cada una de las capas.
   Llévense un cachito antes de que se acabe.

jueves, 28 de julio de 2011

HOJALDRES CON PIMIENTOS, LANGOSTINOS Y BACON.

   Una noche, estábamos en casa viendo la tele y, haciendo zapping, mi marido se quedó enganchado viendo una receta de Koldo Royo en Canal cocina.
   Al finalizar la receta en cuestión el comentario fue el siguiente: "Oye, eso me lo podrías preparar tú a mí, ¿verdad?"
   A los pocos días, como quien no quiere la cosa, volvió a dejar caer la receta en una conversación con mis hermanas y por supuesto dijo que yo se la debería hacer para su cumple.
   Pues dicho y hecho, esta fue la comida que le preparé para su cumpleaños y desde luego que tuvo buen ojo con la recetita en cuestión porque estaba deliciosa.
   Los ingredientes que usé fueron:
  • Una placa de hojaldre.
  • Un pimiento verde.
  • Una lata de pimientos de piquillo (trae ocho pimientos).
  • Una cajita de tiras de bacon.
  • Ocho langostinos.
  • Una cebolla.
  • Un tomate maduro.
  • Sal.
  • Una cucharadita de azúcar.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Un huevo.
   Ponemos el horno a precalentar a 210º. Extendemos la placa de hojaldre y cortamos dos rectángulos.
   (Como la placa es muy grande para dos personas, con los recortes podemos ponerle unos dibujitos hechos con un cortapastas).
 
   Pintamos los hojaldres con el huevo batido.
   Los horneamos hasta que estén doraditos (entre 10 ó 15 minutos, depende del horno) y los dejamos enfriar.
   Picamos muy pequeños el pimiento verde y la cebolla.
   Escurrimos bien los pimientos del piquillo y los picamos también.
   Rallamos el tomate.
   En una sartén, con un poco de aceite, pochamos la cebolla.
   Cuando esté transparente, añadimos los pimientos verdes y dejamos que se vayan haciendo.
   Incorporamos a la sartén los pimientos del piquillo, el tomate rallado y echamos el azúcar y la sal.
 Dejamos hacer hasta que se quede bien confitado (tiene que quedar bien seco, sin nada de jugo).
   En otra sartén sin aceite, echamos el bacon y dejamos hasta que esté bien doradito.
   Le añadimos entonces los langostinos pelados y dejamos hasta que cambien de color.
   Ahora ya sólo nos falta montar el plato.
   Con un cuchillo de sierra, cortamos los hojaldre por la mitad.
   La mitad de abajo la ponemos sobre el plato de servir.
   Le ponemos el sofrito encima.
   Incorporamos entonces el bacon y los langostinos.
   Colocamos la parte de arriba del hojaldre encima.
   Sólo nos queda disfrutar de esta maravilla, que me ha parecido que es todo un plato de fiesta, además de estar delicioso.
   Y de postre la Tarta de mousse de mango.

miércoles, 27 de julio de 2011

ENSALADA DE ARROZ CON ATÚN

   Esta ensaladita está ideal para dejarla preparada en la nevera y comerla a la vuelta de la playa fresquita, y esto es lo que toca ¿no?. Eso sí, la aliñaremos en el momento de comerla.
   Los ingredientes que usé fueron:
  • Un vaso de arroz (yo uso Brillante).
  • Tres vasos de agua.
  • Un diente de ajo.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal.
  • Dos latas de atún claro Calvo.
  • Medio pimiento rojo.
  • Medio pimiento verde.
  • 6 palitos de cangrejo.
  • Una lata de aceitunas pequeñas (estas eran rellenas de anchoas).
  • Una lata de millo (maíz dulce) de tamaño individual.
   Primero empezaremos preparando el arroz. Medimos un vaso de arroz y vamos calentando en el microondas tres vasos (de la misma medida que el arroz) de agua.
   Pelamos y picamos muy pequeñito el diente de ajo.
   Lo doramos un poco en un caldero con un pizquito de aceite.
   Añadimos el arroz al caldero y lo rehogamos un poco.
   Echamos el agua caliente y un poco de sal, removemos y dejamos cocinar a fuego medio-bajo( siempre tiene que estar haciendo chup-chup).
   El arroz está listo cuando se ha consumido todo el agua.
   Tapamos el caldero, cubriéndolo antes con unas hojas de papel de cocina (para que el vapor no vuelva a caer en el arroz) y dejamos reposar.
   Ahora, picamos los pimientos muy pequeños, cortamos las aceitunas en rodajas, la piña y el cangrejo en trocitos, desmenuzamos el atún y escurrimos el millo.
   Ponemos el arroz en una ensaladera y lo dejamos templar.
   Añadimos la picada a la ensaladera.
   Mezclamos bien y reservamos en la nevera hasta la hora de comer.
   Antes de servir, la aliñamos con un poco de aceite de oliva virgen extra.
   Muy fresquita y, por supuesto, muy rica.

martes, 26 de julio de 2011

BROCHETAS DE SOLOMILLO Y CHAMPIÑONES

   La primera vez que preparé estas brochetas, las preparé para una cenita entre amigos y amigas. A todos les encantó como quedaron y desde entonces las suelo preparar con bastante frecuencia.
   Ni que decir tiene que también se pueden preparar sin utilizar las brochetas, pero presentado así parece que "viste" un poquito más el plato.
   Los ingredientes que usé fueron:
  • Un solomillo de cerdo (pesaba como medio kilillo).
  • Una bandeja de champiñones de 250 gr.
  • 3 dientes de ajo.
  • Un poco de perejil.
  • Una pastilla de caldo (yo usé avecrem pollo).
  • El zumo de medio limón.
  • 1/2 vasito de coñac.
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen.
  • Un poco de sal gruesa.
   Primero limpiamos bien el solomillo de posibles grasas y lo cortamos en trozoz más o menos regulares. Los ponemos dentro de un bol.
   Limpiamos bien los champiñones y los cortamos por la mitad o en cuartos dependiendo del tamaño que tengan. Los añadimos al bol con la carne.
   En el vaso de la picadora ponemos los ajos pelados, el perejil, el coñac, el zumo de limón, la pastilla de caldo, un chorrito de aceite de oliva y un poquito de sal gruesa (no demasiada que la pastilla ya le aporta).
   Trituramos hasta que quede bien homogéneo.
   Vertemos la mezcla sobre la carne y los champiñones y removemos con una cuchara de palo para que todo quede bien impregnado. Cubrimos el bol con film transparente y lo dejamos reposar en la nevera, al menos, durante media hora.
   Montamos las brochetas alternando trozos de carne y de champiñón. Como me quedaron champiñones, al final preparé dos brochetas sólo con ellos.
   Pasamos las brochetas por la plancha o por la sartén sin añadirle nada y dejamos cocinar a fuego medio hasta que la carne esté a nuestro gusto.
   Ya sólo nos queda montar los platos con las brochetas y la guarnición elegida.
   Este es mi plato, dos brochetas, una de champiñones ya desmontada y un bol de ensaladita.
   ¿Si gustan?.