viernes, 17 de abril de 2015

TARTA AL CARAMELO CON CREMA DE QUESO Y CROCANTE DE ALMENDRAS (Y CUATRO AÑITOS)

   El pasado 13 de abril este blog cumplió cuatro añitos ya. Confieso que se me había pasado y que he caído en la cuenta al ir a publicar esta tarta, pero no importa porque me viene al dedillo.
   Es estos cuatro años han pasado muchas cosas, aunque digamos que lo más reciente ha sido las distintas operaciones de mi ojo.
   Quiero aprovechar hoy para agradecer que a pesar de las ausencias, de no publicar con más asiduidad, las visitas a mi blog no sólo no se han visto mermadas, sino que por el contrario han crecido. Gracias, gracias, gracias, por confiar en mí y en las distintas recetas que publico. Gracias a las personas que se paran un momentito y me dejan un comentario. Gracias a los que me visitan y se llevan ideas para sus platos. Gracias a los que se animan a preparar las recetas que les muestro. Gracias a los que se han lanzado a cocinar siguiendo los paso a paso de este humilde blog. Gracias, gracias y gracias a todos los que en algún momento han visitado o visitan este blog.
   Como les he dicho, me he acordado del aniversario al ir a publicar esta tarta. Es una tarta estupenda pero ya les digo que es una tarta para más de 30 personas. No tienen más que sumar la cantidad de ingredientes para que se hagan una idea de su peso final.
   Eso sí, el resultado es una tarta estupenda, con unos bizcochos increíblemente jugosos que combinan muy bien con la crema de queso y el contraste del crocante de almendras de la parte superior.
   Los ingredientes que usé fueron:
Para los bizcochos:

  • 500 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 600 gr. de azúcar.
  • 12 huevos talla M a temperatura ambiente.
  • 500 ml. de leche.
  • 640 gr. de harina.
  • Dos cucharadas de pasta de caramelo (La puedes comprar aquí.)
  • 28 gr. de levadura Royal.
Para la crema de queso y decoración final:

  • 800 ml. de nata para montar muy fría.
  • 500 gr. de queso crema tipo Philadelphia.
  • 500 gr. de queso mascarpone.
  • 230 gr. de azúcar glass.
  • Dos cucharadas de vainilla líquida.
  • Crocante de almendras.
   Empezaremos precalentando el horno a 180º y preparando los moldes. Yo usé tres moldes desechables rectangulares, de 2,5 l de capacidad que compro en Mercadona. Engrasamos el fondo y cubrimos con papel de horno.
   Separamos las yemas de las claras de huevo y ponemos éstas últimas en un bol.
   Las batimos hasta conseguir un punto de nieve bien firme. Las reservamos.
   Ahora ponemos en un bol la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar. Batimos bien hasta que nos quede una mezcla cremosita.
   Vamos añadiendo las yemas de huevo una a una y seguimos batiendo.
   Ahora echamos la pasta de caramelo y seguimos batiendo.
   Vamos añadiendo el harina y la leche alternándolas, una poco de cada cada vez en tres o cuatro veces.
   Por último vamos añadiendo las claras montadas, también en unas tres veces y las vamos integrando con movimientos envolventes.
   Una vez obtenida la masa, la repartimos en los moldes, poniendo lo mismo en los tres para que queden los bizcochos uniformes.
   Horneamos cada uno de los bizcochos durante 20 minutos o hasta que al pincharlo con un palo de brocheta éste salga limpio.
   Dejamos entibiar y lo desmoldamos dándole la vuelta. Retiramos el papel de horno con cuidado.
   Procedemos igual con todos los bizcochos y los dejamos enfriar completamente sobre una rejilla. Yo los dejé hasta el día siguiente dentro del horno frío envueltos con papel film.
   Para la crema ponemos en un bol los dos tipos de queso con el azúcar glass tamizado y la vainilla.
   Batimos bien con la batidora, con el accesorio de cuchillas hasta que obtengamos una crema. Al principio nos costará un poco, pero luego se irá integrando.
   En otro bol montamos la nata bien firme.
   La añadimos al bol de la crema de queso.
   Vamos mezclando con la espátula hasta obtener una crema homogénea. La dejamos enfriar en la nevera. Yo la preparé también el día antes para que cogiera consistencia. 
   Empezamos ya con el montaje de la tarta. Preparamos la bandeja con unas blondas. Ponemos debajo unos pegotitos de crema para que no se nos ruede el papel.
   Colocamos uno de los bizcochos centrado y cubrimos los laterales con tiras de papel de aluminio para que no se nos manche la blonda.
   Ponemos una parte de la crema sobre el bizcocho y la repartimos con una espátula.
   Colocamos otro bizcocho encima y hacemos lo mismo. Para que siempre tenga la misma cantidad de crema la vierto con una cuchara de servir helados, en este caso, tres bolas en cada capa.
   Ponemos la tercera capa de bizcocho.
   Ahora cubrimos toda la tarta, por arriba y por los laterales con una primera capa de crema. Dejamos que repose una hora en la nevera.
   Ahora le damos una segunda capa que nos quede más curiosita y procedemos a decorar.
   La decoración es muy sencilla. Puse el resto de la crema en una manga con boquilla de estrella e hice líneas verticales desde la base hacia el borde superior. Luego alrededor, en la parte superior hice pequeñas ondas y en el interior simplemente rodeada con topitos de crema.
   Solo nos queda repartir generosamente crocante de almendras sobre la parte superior de la tarta y la tenemos perfecta para presentar.
   En esta foto se ve un poco más detallada la decoración.
   Y aquí la "prueba de fuego", el corte. Quedan unos bizcochos jugosísimos con toque a caramelo que queda genial con la crema de queso.
   Sin duda, una tarta digna de cualquier celebración.

martes, 14 de abril de 2015

PAVO CON FRUTOS SECOS Y CUSCUS

   Después de dos recetas dulces vamos con una salada y con una de las carnes que más gustan en mi casa junto con el pollo, el pavo.
   En este caso he optado por hacerlo con una mezcla de frutos secos y acompañarlo con cuscús, un ingrediente que ha entrado hace poco en mi cocina pero que se va a quedar definitivamente porque está riquísimo, porque es sencillísimo de preparar y además es mucho menos energético que el arroz.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • 700 gr. de solomillos de pavo.
  • 250 gr. de mezcla de frutos secos ( yo usé almendras peladas, pasas sultanas, nueces y ciruelas pasas).
  • Una cucharadita de postre de Ras El Hanout.
  • Una diente de ajo.
  • Una cebolla.
  • Una cucharadita de canela en polvo.
  • 250 ml. de caldo de pollo.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.
  • Una taza de cuscús.
  • Una taza de caldo.
   Empezaremos troceando el pavo en pedacitos pequeños.
   Le añadimos el Ras El Hanout y un par de cucharadas de aceite. Removemos para mezclar bien y dejamos reposar. (A mi me gusta dejarlo al menos una horita).
   Pelamos la cebolla y el ajo y los picamos bien menuditos.
   Ponemos todos los frutos secos en un bol y los mezclamos bien.
   Con el mismo aceite que tiene, salteamos en pavo en la sartén a fuego fuerte para sellarlo.
   Lo retiramos y lo reservamos.
   Echamos un poco de aceite en la misma sartén y rehogamos un poco el ajo.
   Añadimos la cebolla y la dejamos pochar.
   Ponemos también los frutos secos y rehogamos un par de minutos.
   Añadimos ahora el pavo y mezclamos con la cuchara de palo.
   Regamos con el caldo de pollo caliente, salamos y dejamos que se siga cocinando, hasta que veamos que la fruta está blandita.
   Mientras preparamos el cuscús. Para ello ponemos a calentar el caldo. ( No le puse sal porque el caldo ya estaba salado).
   Cuando hierva, lo apagamos y añadimos el cuscús.
   Removemos y dejamos hasta que el cuscús haya absorbido el caldo. Vertemos una cucharada de aceite y removemos bien.
   Unos minutos antes de apagar el pavo, espolvoreamos una cucharadita de canela sobre él, removemos bien para mezclar y dejamos unos minutos.
   Sólo nos queda servir y disfrutar.
   La carne queda muy tierna, la salsita espectacular y el cuscús es el acompañamiento perfecto, aunque si lo prefieren también lo pueden acompañar de una arroz.

viernes, 10 de abril de 2015

TARTA DE MELOCOTÓN

   Para el fin de semana les dejo esta rica tarta que se hace en un pispás y que nos puede solucionar una merienda estupenda y con un aporte extra de fruta.
   La hice ya hace muchísimo tiempo y se me había quedado la muchacha traspapelada en borradores así que vamos a abrirle paso hoy y a presentarla en sociedad.
   Los ingredientes que usé fueron:

  • Tres huevos talla L.
  • 200 ml. de nata para montar.
  • Tres cucharadas de azúcar.
  • Cinco galletas tipo Digestive.
  • Dos latas de melocotón. (Cada una de seis mitades).
  • Una lámina de hojaldre.

   Precalentamos el horno a 180º. Sacaremos antes la bandeja para poner el molde de la tarta sobre ella y nos sea más fácil transportarla al horno.
   Forramos un molde, mejor si es de base desmontable, con la placa de hojaldre.
   Ponemos todos los ingredientes del relleno, menos los melocotones en el vaso de la batidora.
   Batimos bien con las cuchillas hasta que esté todo bien triturado y mezclado.
   Colocamos las mitades de melocotón escurridas sobre la base de hojaldre.
   Vertemos la mezcla batida en el molde, intentando no manchar los melocotones.
   Los laterales del hojaldre los doblamos hacia adentro.
   Horneamos unos 40 minutos o hasta que al pinchar la crema con un palo de brocheta ésta salga limpia.
   Sacamos del horno y dejamos enfriar completamente.
   Si queremos podemos pintarla un poco por arriba con mermelada de melocotón o con cobertura de tartas ( de venta en Lidl).
   Y este es el resultado de esta sencillísima tarta.
   Hay quienes dudan de si el hojaldre queda bien cocinado de esta manera. En la foto más de cerca se ve claramente que queda perfectamente cocinado y crujiente.
   Y este es el corte de la tarta.
   Realmente fácil y riquísima, palabrita.